Páginas vistas en total

viernes, 30 de diciembre de 2011

SOMOS TOTALMENTE DIFERENTES!!

He aquí un breve resumen de algunas diferencias entre los hombres y las mujeres:

1. Los hombres y las mujeres son distintos en cuanto a cada una de las células de sus cuerpos. Esta diferencia en la combinación de los cromosomas es la causa básica del desarrollo masculino o femenino, según sea el caso.

2. La mujer tiene una constitución de mayor longevidad, tal vez por causa de la diferencia en sus cromosomas. Normalmente en los Estados Unidos las mujeres viven tmos tres a cuatro años más que los hombres.

3. Los dos sexos son diferentes en su metabolismo basal. Normalmente el de la mujer es más bajo que el del hombre.

4. Son diferentes en la estructura del esqueleto, la mujer tiene la cabeza más pequeña, la cara más ancha, la barbilla menos saliente, las piernas más cortas y el tronco más largo. El dedo índice de la mano de la mujer suele ser más largo que el anular; con el hombre ocurre lo contrario. Los dientes de

leche de los niños duran más que los de las niñas.

5. La mujer tiene más grande el estómago, los riñones, el hígado y el apéndice; y más pequeños los pulmones.

6. En cuanto a funciones orgánicas, la mujer tiene varias muy importantes de las cuales carece totalmente el hombre, como son la menstruación, el embarazo y la lactancia.

Todas éstas influyen en su conducta y en sus sentimientos. Tiene más hormonas diferentes que el hombre. Una misma glándula t;rabaja en forma diferente en los dos sexos: El tiroides de la mujer es más grande y más activo;. Se agranda durante el embarazo y tambien durante la menstruación. Hace que la mujer esté más propensa al bocio; le provee de resistencia al frío; está relacionado con la suavidad de su piel, con la ausencia relativa de pelo en su cuerpo y con una delgada capa de grasa subcutánea; todos estos elementos son importantes en el concepto de la belleza personal. También el tiroides contribuye a la inestabilidad emocional de la mujer, la cual se

ríe y llora con más facilidad que el hombre.

7. La sangre de la mujer contiene más agua (20 por ciento menos de glóbulos rojos]. Ya que éstos son los que suplen el oxígeno a las célu1a.s del cuerpo, ella se cansa más fácilmente y está más propensa a desmayarse. Su capacidad para trabajar o realizar esfuerzos fisicos está determinada estrictamente por la duración de las actividades que lleve a cabo. Cuando en Inglaterra, durante el tiempo. De guerra el día de trabajo en las fábricas aumen'tó de 10 a 12 horas, los accidentes de las mujeres aumentaron el 150 por ciento, y en los de los hombres no hubo ningún aumento.

8. En cuanto a fuerza físíca, los hombres tienen un 50 por ciento más fuerza que las mujeres.

9. El corazón de la mujer late más rápido (80 latidos por minuto y 72 el del hombre); la presión sanguínea (IO puntos más baja que la del hombre) varía de minuto a minuto, pero ella está mucho menos propensa a la -híperten-síón, por lo menos hasta después de la menopausia.

10. La fuerza de su respiración o capacidad pulmonar es más baja, en la proporción de 7:10.

11. La mujer tolera las temperaturas altas mejor que el hombre; su metabolismo disminuye menos."

[JD01] Tomado y extraido del Dr. James Dobson en su libro “Amor para toda la Vida”.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Congreso para Matrimonios y Candidatos

clip_image001Congreso para Matrimonios y Candidatos

EMPAREJA2 con JOSÉ ORDÓÑEZ

Por Primera vez en Bolivia José Ordoñez con el súper Show Emparejados en el Congreso de Matrimonios y candidatos Sábado 17 de diciembre, imperdible!!!

Costo:Persona sola                  100bs
Parejas (hombre-mujer)             180 bs.

Oferta por Noviembre persona sola 90 bs y pareja 160!!

Llama ya al 70893423, 3465572, 72179062

Fecha: sábado 17 de diciembre

Hora 19:30 a 23:00 p.m.

Lugar: Auditorio y Colegio Comunidad Cristiana Av. Sudamericana esq. calle 5 Urb. Los penocos entre Av. 3 Pasos al frente y radial 10

El show de comedia que ha restaurado a miles de matrimonios en más de 15 países

Humor para toda la familia.

Organiza: Avance Cristiano.

OJO!! YA SE APROXIMA, NO TE LO PIERDAS!!

SABADO 17 DE DICIEMBRE.!!

Mario MN

sábado, 12 de noviembre de 2011

Principios para una Familia Duradera

QUÉ HERMOSO ES VER A UNA FAMILIA FELIZ!

Se dice que alegría compartida es doble alegría y que tristeza compartida, es media tristeza.
El amor, es un verdadero bálsamo para el alma, en este tiempo de presiones, desilusiones y chascos.
El objetivo del matrimonio debe ser la fusión de caracteres, que lleguen a ser uno y que se ayuden mutuamente. La mujer se sentirá protegida por su esposo y él se sentirá ayudado por su esposa, especialmente en la enfermedad y en los problemas. Pero lamentablemente no siempre es así, pues millones de parejas se ven frustradas en su anhelo de felicidad, y los más afectados suelen ser los hijos.
En los EE.UU. se producen cerca de 6500 divorcios por día, esto es más de un millón cien mil por año. De las mujeres entre 30 y 40 años de edad se divorcian 6 de cada 10, por lo menos una vez. El 25% de los menores de 18 años, carecen de padre o madre y se calcula que esto aumentará al 50% el próximo año. Se indica que de las parejas que se casen este año, más de la mitad terminarán en el divorcio; y que más del 60% de los niños que nazcan pasarán parte de su vida en un hogar dividido.
En Francia, uno de cada dos matrimonios termina en el divorcio. En Canadá, más del 40% de las parejas unidas en primeras nupcias, se separan. En Rusia, más del 70% de los divorcios se producen en los primeros 10 años de matrimonio. África, Asia y Latinoamérica, también sufren un creciente deterioro de la unidad familiar.
¡Qué perspectivas tan alarmantes para este mundo! ¡Debemos hacer algo!
Dios no desea eso, pues cuando creó al hombre estableció el matrimonio con el sagrado propósito de ayudarse mutuamente, de amarse, de criar hijos en un ambiente estable y sano y de permanecer unidos "hasta que la muerte los separe" (Mateo 19:6)

7 CAUSAS DE INFELICIDAD EN EL MATRIMONIO

Existen más de siete, pero, consideremos las siguientes:

1 - Percepción errónea del matrimonio.

Las novelas y películas que tratan temas sentimentales, son responsables de lanzar a los jóvenes a un mundo irreal. Al casarse, esas personas esperan inconscientemente de su cónyuge algo que la vida real no les puede regalar y quedan desilusionados.

2 - Desviación de los principios sanos.

El adulterio, el alcoholismo y la pereza son responsables de muchos fracasos.

3 - La incompatibilidad de caracteres.

Cuando existe un genio violento, espíritu egoísta, un corazón frío, celos, rencores, etc., se producen a menudo roces que pueden producir un distanciamiento paulatino, si no se busca la solución que Dios nos ofrece para estos casos.

4 - La falta de diálogo y cosas en común.

Hay poco tiempo del uno para el otro. Se entra en la rutina conyugal y hay poco diálogo. La TV. y actualmente el chat o Internet roba a muchas familias el tiempo que debieran dedicarse uno al otro.

5 - Problemas económicos.

La incomprensión en los planes y deseos mutuos, la falta de confianza en el manejo de la economía del hogar y el distanciamiento prolongado por trabajar en lugares lejanos, suelen ser causantes de problemas, como también cuando se contraen deudas difíciles de pagar.

6 - Interferencia de terceros.

"El que se casa, casa quiere". Es mejor que los recién casados vivan independiente.

7 – Carencia Afectiva. (Cuando el amor se enfrió).

Puede haber insatisfacción emocional o sexual. Cuando una de las partes amenaza con el divorcio por alguna crisis, pueden producirse heridas profundas y una pared entre ambos. Dios desea ayudar a cada familia a ser feliz. Si en tu hogar hay problemas, si existen tensiones y está amenazada la unidad familiar, no pienses en el divorcio, sino en buscar soluciones, considerando los consejos que expondremos.
Una señora fue a entrevistar a un médico amigo.

- Me quiero divorciar de mi marido - fue la queja de la angustiada mujer.
- ¿Por qué? Preguntó el médico.
- Porque tiene otra.
- Si Ud. se divorcia le hace un favor, pues eso es lo que él quiere.
- ¿Qué puedo hacer?
- Enamórelo primero y luego se divorcia, aconsejó el médico.
- ¿Cómo lo puedo hacer?
- Hágale tres elogios por día. ¿Viste bien? ¿Tiene buena presencia? ¿Es cumplidor? Dígaselo
La mujer se propuso hacerlo. Al cabo de algunos meses encontró a su médico amigo, quien inmediatamente le preguntó por su esposo.
- ¡Lo logré! Está profundamente enamorado de mí.
- Entonces, ahora déjelo.
- No, ahora no, porque yo también estoy enamorada de él.

7 SECRETOS PARA UN HOGAR FELIZ.

1- COMPROMISO CON LOS DEMÁS.

a- Los hogares felices, valoran la familia como unidad, por encima de las necesidades y deseos individuales.
b- Aunque cada cual tenga sus metas, debe estar dispuesto a eliminar aquellas que puedan amenazar su existencia como pareja.
c- Trátese de comprender los deseos, sueños y sentimientos del otro.
d- Ayudarse mutuamente a desarrollar el carácter. Antes de crear a la mujer, Dios dijo: "No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él" (Génesis 2:18).
e- Al esposo: Considera que la opinión de la mujer es tan valiosa como la del hombre. El apóstol Pedro escribe: "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente" (1ª Pedro 3:7). Haz que ella crezca en la autoestima y en gratitud, y evitará resentimientos. La intuición de la mujer suele ser más exacta que la lógica del varón. Deja que exprese sus sentimientos.
f- Considera las decisiones de tu esposa en las cosas de la vida diaria. Sé sensible en esto, pues no en todo necesitas hacer tu propia voluntad.
g- Foméntese un ambiente alegre, y hagan del hogar un nido atrayente. No necesita ser grande ni lujoso, aunque sea una sola habitación, debe respirarse en él un clima de amor.
h- Démosle ayuda práctica, especialmente si la mujer trabaja.

LOS 10 MANDAMIENTOS PARA LA MUJER
1. Evita cuidadosamente la primera querella.
2. No olvides que te casaste con un HOMBRE y no con un "dios", que sus imperfecciones no te sorprendan.
3. No lo atormentes continuamente pidiéndole dinero. Arréglate más bien con la suma de cada semana.
4. Si tu marido tiene CORAZÓN, tiene seguramente un estómago; trata de hacerte querer cocinando platos apetitosos que a él le agraden.
5. De tiempo en tiempo, pero no muy a menudo, déjale que tenga razón, eso le causa placer y no te costará nada.
6. En los periódicos, lee otra cosa que los informes de nacimiento, casamientos y defunciones; ponte al corriente de lo que pasa en el extranjero, le será agradable el poder hablar de política en casa, en vez de hacerlo en el club.
7. Sé siempre correcta con tu esposo en la discusión. Acuérdate cómo lo tratabas cuando eran novios. No lo mires nunca de arriba abajo.
8. Déjalo a veces ser más instruido que tú, esto mantendrá el sentimiento de su dignidad y te dará la oportunidad de no ser del todo infalible, si cedes una vez.
9. Respeta la familia de tu marido y sobre todo honra a su madre; él la quiere de mucho antes que a ti.
10. No te presentes desaliñada delante de tu esposo. No descuides tus funciones femeninas.

2- APRECIO

Las familias felices se aprecian mutuamente, se aman. ¿Cómo se puede alimentar ese amor?
a- Dando y recibiendo pequeñas expresiones de cariño, se pueden alegrar a nuestros seres queridos.
b- Veamos los puntos positivos y las virtudes de nuestro cónyuge, y no solamente las flaquezas. En lugar de críticas, destáquense las buenas cualidades recíprocamente, estimularán el amor y la superación.
c- Evitemos las palabras ásperas y ofensivas. Cuando ambos eran novios se hablaban dulcemente. A medida que convivimos, debemos buscar de fusionar nuestra personalidad y mejorar nuestras relaciones.
d- El consejo de Dios es:
"Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” Colosenses 3:18-19.
Mantén puros tus pensamientos y no permitas que la expresión de tu rostro comunique enojo, desprecio o deseos de venganza. Hay diversos grados de silencio que pueden ser más destructivos que las palabras.

3- COMUNICACIÓN.

a- Un investigador calculó, que las parejas tienen un promedio de 17 minutos de conversación por semana. ¡La semana tiene 10.080 minutos!
b- La televisión roba a menudo a la familia un precioso tiempo que podría utilizarse para conversar. ¡Y qué tremenda pérdida!
c- La comunicación es fundamental para la comprensión y para alimentar el amor. Las experiencias vividas en el trabajo, las diarias vivencias con los hijos, nuestras alegrías y preocupaciones, nuestras ideas o desilusiones vividas fuera del hogar, pueden ser temas de conversación.
d- Cuando notemos que alguien del hogar no se comunica, veamos por qué. Hablemos y resolvamos la dificultad. Quizás la esposa se sienta acomplejada o frustrada por algo, o piensa que no sabe expresarse con la facilidad con la que lo hace el esposo. Tratemos siempre de comprender lo que piensa el otro, compenetrándonos en él. No pretendamos atemorizar, dominar, culpar, controlar ni ganarle al otro. No se griten mutuamente.
e- Al hogar debe llenárselo de risas, amor, entusiasmo y sana alegría.

4- PASAR TIEMPO JUNTOS.

a- Se les preguntó a 1.500 escolares: ¿Qué crees que hace más feliz a una familia? La respuesta más frecuente fue: "Hacer cosas juntos".
b- Busquemos tiempo para hacer cosas juntos. Asociemos a nuestros hijos en nuestra actividad y recreación. Compartan los problemas y la felicidad.
c- Aunque cada uno es bombardeado por actividades que nos absorben, debemos planificar de tal modo nuestro tiempo, que podamos dedicarnos a la familia, o terminaremos dispersos.

5- UNIDOS EN LA ADVERSIDAD.

a- La familia sólida, se une para hacer frente a los desafíos de una crisis, pues hay un compromiso mutuo. Es necesario desarrollar esa capacidad de hacer frente a la adversidad. ¿Pero cómo? Dios desea tendernos sus manos de amor en medio de la tormenta más violenta. En las Sagradas Escrituras nos comunica sus promesas y ¡qué hermosas son! Conózcalas investigando los temas de las "Guías de Investigación Bíblica".
b- Si hay problemas, no busquemos culpables sino soluciones. No cuesta nada decir: "lo lamento" o "te perdono". La pareja no debe acostarse nunca enojada. Apliquemos el consejo divino: "No se ponga el sol sobre vuestro enojo" Efesios 4:26.

6- ESTRUCTURA MORAL.

a- Se ha comprobado que esto es un denominador común en las familias estables. En el cultivo de las virtudes cristianas hay bendición.
b- La estructura moral incluye: Integridad, honradez, lealtad, responsabilidad, virtud moral y los principios de la utilidad y del amor. Los principios de los 10 mandamientos debieran estar en cada corazón, pues traen bendición. Las Escrituras Sagradas dicen: "¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre" Deuteronomio 4:29.

7- DIOS EN EL HOGAR.

a- En una encuesta realizada en diversos países por "Mensajes de Amistad", se ha comprobado que la mayoría de las personas creen que la fe religiosa es una ayuda para el hogar. Pero cuán lamentable es comprobar, que el materialismo está desplazando las cosas del espíritu y destruyendo la fe.
b- El diálogo sobre cosas profundas, une a la pareja maravillosamente. Dios desea bendecir a quienes lo buscan y le aman. Solamente Él puede cambiar nuestro carácter, darnos fortaleza en las horas difíciles y guardar a nuestros hijos de los grandes peligros que enfrentan.
c- No descuides tu vida devocional y espiritual.
Haz de las Sagradas Escrituras la guía para tu vida y tu hogar.
Ella nos aconseja, nos orienta, ilumina la senda de nuestra vida y nos llena de esperanza. Estúdiala y recibirás grandes beneficios. 1ª Corintios 13: 4 - 8, 13.

13 CLAVES PARA UN MATRIMONIO DURADERO

En momentos en que sólo se habla de separaciones, Florence Kaslow sostiene algo que hoy podría considerarse casi un antitema: matrimonios de larga duración y, más encima, satisfechos.
Una materia que esta psicóloga estadounidense domina no sólo en lo profesional, sino también en lo personal: lleva 50 años de feliz matrimonio.

Por eso, considera la psicóloga, que es tan importante transmitir esto, especialmente a los jóvenes, para que aprendan que la convivencia matrimonial requiere de esfuerzo, sacrificio y contratos claros que les permitan tener una vida de satisfacción y con herramientas para enfrentar
las crisis sin temor, saliendo de ellas fortalecidos.

Los estudios con matrimonios de larga duración, formados hace 25 o más años, se llevaron a cabo en siete países, sobre la base de entrevistas. A los encuestados se les mostró una lista de más de cuarenta razones para permanecer unidos y se les pidió que escogieran las más importantes, y estas fueron las que señalaron:

1.- La institución es un contrato para toda la vida:

Es la concepción que sobre el matrimonio tienen las casi mil parejas estudiadas.

2.- Responsabilidad por la pareja y los hijos en común, sean biológicos o adoptados.

Sienten que forman parte del proyecto común y deben cuidarlos, educarlos y quererlos toda la vida.

3.- Profesar el mismo credo o tener concepciones similares del mundo.

Contar con una fuerza protectora y orientadora que consolide el matrimonio significa un gran terreno ganado.

4.- Llevarse bien con la familia de origen del cónyuge.

Esto, sin embargo, teniendo muy en claro que se trata de dos grupos familiares distintos y que no se puede postergar al marido o a la esposa por los padres o los suegros.

5.- Llevarse bien con los amigos de la pareja y su círculo social.

Esto va a fortalecer y enriquecer la convivencia marital. Disfrutaran de amistades que les ayuden en sus problemas, pero si son amistades que no les ayudan deben de evaluar la situación en mutuo acuerdo.

6.- Capacidad para resolver las crisis y problemas que se dan en la vida conyugal.

No importa cual es el origen de estas crisis puede ser que sean provocadas por los cambios que se van produciendo en lo personal, en la pareja y en lo familiar es otro de los desafíos que aprenden a vencer los matrimonios de larga duración. Eso implica diálogos profundos y periódicos, revisión de las grandes directrices de la unión, capacidad para comprender al otro, muchas veces tener que ceder o transar. 'Lo que estas parejas saben es que de las crisis bien resueltas salen fortalecidas, beneficiando a la familia completa'.
Una buena capacidad para resolver sus problemas es otra herramienta matrimonial, algo que no debemos de olvidar es que: 'sabiendo escuchar al compañero e incorporándolo en las soluciones'. Disminuye cualquier tipo de crisis o problemas.
La investigación tiene otra parte: los ingredientes que debe tener la vida conyugal para que sea satisfactoria.
Entre los que señalaron las parejas en estudio, destacamos ocho. Es importante señalar que cinco de los siete países donde se hizo el estudio pusieron en primer lugar 'la confianza mutua', y sólo Estados Unidos y Chile colocaron 'amor' encabezando la lista.

7. La confianza.

Según Florence Kaslow, significa 'tener fe en el otro, saber que siempre será honesto, leal, fiel, alguien con quien andar juntos por la vida'.

8. Respeto:

Es el reconocimiento de la presencia del cónyuge como tal, aceptándolo como es: 'Convivo contigo siendo tú distinto'.

9. Amor y capacidad para expresarlo.

Los matrimonios entrevistados reconocen que este sentimiento varía en los distintos períodos. Primero es ciego (amor-pasión), después viene uno más profundo, relacionado con el proyecto común (como tener hijos) y en el que deben jerarquizarse los afectos. Por ejemplo, es natural que la mamá les dedique
más tiempo a los niños que al marido, cuando son pequeños, y él tiene que entenderlo, postergándose durante esa época. 'Lo que se ve en estas parejas es que se dan siempre la oportunidad del reencuentro en el que reviven su pasión'.

10. Comunicación entre los cónyuges.

El abrirse al diálogo fructífero en torno a sus emociones, pensamientos, desafíos, planes y temas en conflicto, es un elemento fundamental según los entrevistados..

11. Compartir la misma concepción del mundo, valores e intereses.

Se considera un punto importante para la buena relación. Compartir la misma concepción del mundo, valores e intereses es algo que todo joven debe de evaluar antes de comprometerse en matrimonio. Cuando tiene diferentes óptica los problemas serán mas difícil de resolver, y algunos se volverán un caos.

12. La preocupación del uno por el otro.

El esposo y esposa deben de preocuparse siempre da las diferentes necesidades, sentimientos y felicidad, constituye un elemento central para los felizmente casados. Un principio que no debemos de olvidar es que: “No nos casamos para ser feliz; Nos casamos para hacer feliz sea al conyugue,”
En otras palabras el objetivo principal de el esposo es hacer feliz a la esposa, el objetivo principal del esposa es hacer feliz al esposo.

13. Dejarse espacio y tiempo para estar y divertirse juntos.

Las parejas encuestadas señalan que les sirve para compensar las responsabilidades familiares, muchas veces estresantes y pesadas. Ponerle una gota de humor a la relación, aunque parece un ingrediente liviano, le da sazón al matrimonio.
Estos catorce factores, que permiten lograr una convivencia armónica y mantenida en el tiempo, no forman parte de una receta ni tampoco son teoría. Es la experiencia que aprendieron, espontáneamente o a costa de tropezones, caídas y recaídas, casi mil parejas de la vida real. Y se las practicad de seguro que te puede servir para mejorar tu relación y la calidad de vida de tu familia.

CINCO PASOS PARA VIVIR LOS VALORES EN LA FAMILIA
Posted: 25 Oct 2011 03:17 PM PDT
¿Suena elemental? Pues no lo es. El primer paso para vivir los valores es la conciencia de los importantes que son. Una sociedad basada en individuos con valores es la llave para una convivencia más sana. Las leyes civiles no son suficientes. En ellas se establece solo lo elemental para asegurar una convivencia medianamente decente, sin embargo no es suficiente con solo "cumplir la ley". Los valores van mucho más allá de cumplir el reglamento de tránsito, van a la raíz de las cosas. Por ejemplo, el reglamento dice que no puedes pasar una luz roja en el semáforo (bastante elemental para no matarse), sin embargo no dice que en un atasco de tráfico el cederle el paso a una persona es algo amable, que hace que todos estemos más contentos y que incluso puede ahorrarnos un percance.
Lo mismo ocurre en otros ámbitos de la vida. La ley establece una pena por el homicidio, pero no nos dice que tratar con deferencia y educación a los demás nos ayuda a convivir aún mejor. Para vivir los valores, lo primero es estar conciente de que son vitales, y que son lo que puede cambiar verdaderamente a una persona, una familia o una nación.

• Paso 2. Analizar mi conjunto de Valores.

Una vez que se ha aceptado la importancia de vivir los valores, hay que analizar claramente qué valores son la base de tu vida. Aquí podríamos establecer dos clases: los que ya tienes, y los que quieres construir. Para saber cuáles son los valores, en Valores para ser Mejores hay información sobre cada uno de los valores, y continuamente estamos investigando y publicando más material, así que lo primero que puedes hacer es darle un vistazo a todas las secciones de Valores. Por otra parte, también debes hacer un esfuerzo y meditar detenidamente en cuáles son aquellos principios, normas y comportamientos que son fundamentales para ser mejor, para vivir mejor. ¿Cuáles te enseñaron en casa? ¿Cuáles has ido aprendiendo con la vida? ¿Cuáles sabes que existen, pero no los vives mucho? ¿Cuáles son los que te gustaría tener? ¿Necesitas investigar más sobre ellos?
La idea aquí es que te sientes en un lugar tranquilo, y en una hoja de papel. Escribe la fecha y traza dos línea vertical dividiendo la página para crear tres columnas. En el lado izquierdo, en la primera columna, vas a escribir una lista con los valores más importantes para tí, sin importar el orden o si los vives actualmente, simplemente escribe aquellos principios que consideras fundamentales. Cuando hayas terminado, en la columna del centro vas a hacer una lista con los valores que aprendiste desde niño en casa, los que has aprendido con la vida y los que has aprendido últimamente pero que no sueles vivirlos.
Una vez terminado, pasa a la columna de la derecha, y dibuja un triángulo y escribe en cada vértice: Mis Fortalezas, Mis debilidades, Lo que quiero ser. Vas a hacer tres listas, donde vas a escribir aquellos valores que ya existen en tí, que te definen como una persona especial y que vives contínuamente. En "Mis debilidades" vas a escribir aquellos defectos que tú conoces, y que te impiden vivir mejor los valores. Por último, escribe aquellos valores que desearías vivir en "Lo que quiero ser". Esta hoja debes guardarla, es muy importante porque es la base de tu trabajo y de los siguientes pasos de esta guía.

• Paso 3. El "Plan Maestro"

Ahora que ya conoces tu valores, tus debilidades y lo que quieres llegar a ser, llega el momento de usar una agenda. Cualquiera puede ser útil (una de escritorio, de bolsillo, electrónica -una Palm es ideal para esto). En otra hoja, vas a establecer tres bases de tiempo: anual, mensual y por día. En la base de tiempo anual escribirás lo que esperas lograr en un año. Los valores concretos que quieres alcanzar (incluye los que ya vives y los que quieres vivir). De esta lista, vas a dividirla en una base de tiempo mensual, concentrando un mes para cada actividad. En la base de tiempo por día establecerás una lista de "Lo que vivo y debo reforzar" y otra de "Lo que me falta".
En tu agenda, establece una meta concreta diaria (pequeña, pero significativa) de los valores que vas a reforzar y los que quieres vivir. Una meta concreta diaria puede ser "Hablarle por teléfono a Juan", para fortalecer el valor de la amistad (tal vez tienes meses sin acordarte de alguna persona), o puedes establecer "Ayudar a alguien pobre" para fortalecer o crear la generosidad. Hazlo para el primer mes (es decir, el mes en el que estás). Cada mes, debes revisar tu "Plan Maestro", establecer los valores con su actividad diaria y hacer una reflexión sobre los resultados.
Si por cualquier motivo no te fue muy bien en un mes determinado, no te preocupes, vuelve a ponerlo en tu plan diario y analiza por qué no pudiste cumplirlo. Reflexiona en las razones que te lo impidieron (falta de tiempo, falta de constancia, olvido, etc.) y establece medios para que esto no ocurra de nuevo. Aquí lo que es importante es que estés avanzando, aunque sea a pequeños pasos.

• Paso 4. El examen diario.

Si realmente quieres vivir los valores, durante una parte del día (puede ser en la tarde o noche -si es en la noche, asegúrate de no estar demasiado cansado-) date 10 minutos para reflexionar. Debes pensar en cómo te ha ido en el día, si estás cumpliendo tu meta (o metas) diarias, qué te falta por hacer y qué has hecho. Este examen es vital, si no lo haces, todo el sistema para vivir los valores va a irse perdiendo hasta que te olvides de él. El examen te permite dos cosas: analizar de manera realista y rápida cómo están resultándote las cosas, y propósitos concretos para hacer algo y vivir tus valores.

• Paso 5: Mantenimiento.

Mes con mes, revisa tus valores, revisa lo que has aprendido, piensa cómo te ha ido en tus exámenes diarios. ¿Mejoras? ¿Empeoras? ¿Ha habido un gran avance? Lo fundamental en este sistema es la constancia. Si ahora mismo haces tu plan maestro y estableces tus prioridades pero no las vives, no haces el examen y no sigues tus propósitos concretos, entonces en quince días te habrás olvidado de todo. Si realmente quieres vivir los valores, debes hacerte el propósito.
Esta guía está hecha de tal manera que te permite analizar y plantear metas de manera ordenada, y pequeñas acciones para lograrlas. Es mejor hacer una acción pequeña todos los días, que grandes acciones muy de vez en cuando. Tu guía es algo personal, sin embargo no dudes en compartirla con otros amigos, y especialmente que alguien de confianza te ayude a establecer qué valores te vendrían bien, porque a veces uno pierde la perspectiva de sí mismo o hay defectos que uno simplemente no ve

Autor : “Dejando huellas”, Ps. Adolfo Manzanares. Un buen estudio de la familia.

LA NECESIDAD DEL PERDÓN

"Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores" Mateo 6:12
¡Cuando siento que me han tratado injustamente, puedo idear cien razones para no perdonar! “Tiene que aprender una lección”. “Dejaré que sufra por un rato; le hará bien”. “No me corresponde a mí dar el primer paso”… Cuando finalmente me ablando hasta el punto de conceder el perdón, parece que hubiera dado un salto de la lógica dura, a la sensiblería.
Un factor que me motiva a perdonar es que, como cristiano, se me ordena hacerlo, ya que soy el hijo de un Padre que perdona. Jesús dijo:”Perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas” Marcos 11:25.
Pero más allá de eso, puedo identificar tres razones:
Primero, el perdón detiene el ciclo de la culpa y el dolor, rompiendo la cadena de la falta de gracia. Sin perdonar, permanecemos atados a las personas que no hemos perdonado, como en un círculo vicioso.
Segundo, el perdón aminora el dominio de la culpabilidad en el que cometió la falta. Permite la posibilidad de transformación en la parte culpable, aun cuando todavía se requiere un castigo justo.
Tercero, el perdón crea una conexión extraordinaria, colocando al perdonador del mismo lado que la parte que hizo el mal. No somos tan diferentes del malhechor como nos gustaría pensar, por cuanto también nosotros debemos pedirle a nuestro Padre celestial, “… perdónanos nuestras deudas” Mateo 6:12.
Reflexión: Quien no puede perdonar a los demás quema el puente sobre el cual el mismo deberá pasar. –Herbert
Editores de Nuestro Pan Diario , Ps. Luis Maturano, BBN

EL ALTO COSTO DE LA FALTA DE PERDÓN

-La falta de perdón nos roba el perdón de Dios. (Marcos 11:25)
-La falta de perdón hace crecer la raíz de amargura. (Hebreos 12:15)
-La falta de perdón abre la puerta de nuestra vida a Satanás. (2 Corintios 2:10–11)
-La falta de perdón nos hace andar en tinieblas. (1 Juan 2:9–11)
-La falta de perdón es del diablo. (Santiago 3:14–15)
-La falta de perdón refleja un corazón sin Dios. (Job 36:13)
-La falta de perdón nos esclaviza al pecado. (Hechos 8:23)
-La falta de perdón entristece al Espíritu de Dios. (Efesios 4:30–32)

Ministerio: Esperanza para el corazón

¡BENDICIONES, CUANTAS TIENES YA!

"Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres" Salmos 107:21
Jeremy Taylor fue un líder cristiano del siglo XVII, él sufrió una severa persecución por causa de su fe. Pero, aunque su casa fue saqueada, su familia fue dejada en la miseria y sus propiedades fueron confiscadas, él siguió contando las bendiciones que no podía perder.
Escribió: “No me han quitado mi alegre semblante, mi espíritu gozoso, ni mi buena conciencia; todavía me han dejado con la providencia de Dios y todas sus promesas... mis esperanzas del cielo y mi caridad para con ellos también y todavía duermo y digiero, como y bebo, leo y medito. Y todo aquel que tiene tantas causas para el gozo, y gozo tan grande, jamás debe optar por sentarse sobre su puñadito de espinas”.
Aunque puede o no que nosotros seamos afligidos con las dolorosas dificultades que Jeremy Taylor tuvo que sobrellevar, todos enfrentamos pruebas y tribulaciones. ¿Estamos refunfuñando?,  ¿O nos negamos a dejar que nuestro “puñadito de espinas”, nuestros problemas, oscurezcan la abrumadora abundancia de nuestras bendiciones?
Cuando sintamos ganas de quejarnos, recordemos la fidelidad diaria de Dios y hagamos como el salmista que dijo: “Alabad a Jehová, invocad su nombre; Cantadle, cantadle salmos; hablad de todas sus maravillas. Acordaos de las maravillas que él ha hecho, de sus prodigios... (Salmos 105:1, 2, 5). Recuerda también las palabras del himno y si puedes cántalo, te hará muy bien:

“Cuando combatido por la adversidad, creas ya perdida tu felicidad;
mira lo que el Cielo para ti guardó, cuanta las riquezas que el Señor te dio.
¡Bendiciones, cuántas tienes ya! Bendiciones, Dios te manda más;
Bendiciones, te sorprenderás, cuando veas lo que Dios por ti hará.
¿Andas agobiado por algún pesar? Duro te parece amarga cruz llevar,
cuenta las promesas de Señor Jesús, y de las tinieblas nacerá la luz.
Cuando en otros veas la prosperidad y tus pies claudiquen tras de su maldad,
cuenta las riquezas que tendrás por fe, donde el oro es polvo que hollará tu pie.” 
Reflexión: Aprende en tu vida a contar tus bendiciones recordando que Dios te mandará más, y por favor no andes ventilando tus quejas.
Autor: Editores de nuestro Pan Diario, Ps. Luis Maturano, BBN.

!Cuan grande verdad, grandes son las maravillas que DIOS ha hecho en nuestras vidas!Incontables!innumerables!Cuantiosas son sus BENDICIONES!!Sobrepasan las miserias de nuestras debilidades.! Mario

lunes, 25 de abril de 2011

EVIDENCIAS ¿JESUS?

I.Introducccion.

En este ensayo vamos a demostrar las evidencias cientificas que atestiguan la existencia de un Jesus salvador y redentor de la humanidad, que dejando su gloria se hizo hombre por salvar a la humanidad y cumplir el proposito de DIOS su padre.

II.Cuerpo o Desarrollo.

Hablar de evidencias cientificas de la existencia de Jesus, es mostrar evidencias de un ser humano natural o sobrenatural, en la tierra, con documentos, testimonios u historia veraz de su existencia.

  1. Fuentes Clasicas fuera del contexto cristiano.

La primera de esas referencias la hallamos en Cornelio Tácito . Nacido hacia el 56-57 d. de C., Tácito desempeñó los cargos de pretor (88 d. de C.) y cónsul (97 d. de C.) aunque su importancia radica fundamentalmente en haber sido el autor de dos de las grandes obras históricas de la Antigüedad clásica: los Anales y las Historias . Fallecido posiblemente durante el reinado de Adriano (117-138 d. de C.), sus referencias históricas son muy cercanas cronológicamente en buen número de casos. Tácito menciona de manera concreta el cristianismo en Anales XV, 44 , una obra escrita hacia el 115-7. El texto señala que los cristianos eran originarios de Judea, que su fundador había sido un tal Cristo —resulta más dudoso saber si Tácito consideró la mencionada palabra como título o como nombre propio— ejecutado por Pilato y

que durante el principado de Nerón sus seguidores ya estaban afincados en Roma donde no eran precisamente populares.

Al referirse a Cristo dice: “Cristo el fundador del cristianismo fue ajusticiado por Poncio Pilato, procurador de Judea en el reino de Tiberio..”

La segunda mencion a Jesus, la encontramos en Flavio Josefo ,historiador Judio nacido el 37 D.C.tiene este fascinante pasaje en Antiguedades, 18.3.3: “Existio por aquel tiempo un hombre sabio, Jesus, si es que es licito llamarlo hombre, pues fue uin hacedor de maravillas, un maestro de la clase de la que los hombres reciben la verdad con placer. El conquisto para su bando muchos judios, y tambien a muchos de los griegos. Este hombre era el Cristo. Y cuando Pilato le hubo condenado a la cruz, a causa de la acusacion publica de los hombres principales entre nosotros, los que le habian amado desde el principio no le olvidaron, pues se aparecio vivo a ellos al tercer dia; los profetas divinos habian dicho estas y millares de otras cosas maravillosas acerca de el. Y aun ahora, la casta de los cristianos, llamada asi por causa de el, no ha desaparecido.”

La tercera mención a Jesús en las fuentes clásicas la encontramos en Suetonio . Aún joven durante el reinado de Domiciano (81-96 d. de C.), Suetonio ejerció la función de tribuno durante el de Trajano (98-117 d. de C.) y la de secretario ab epistulis en el de Adriano (117-138), cargo del que fue privado por su mala conducta. En su Vida de los Doce Césares (Claudio XXV) , Suetonio menciona una medida del emperador Claudio encaminada a expulsar de Roma a unos judíos que causaban tumultos a causa de un tal “Cresto”.Los datos coinciden con lo consignado en algunas fuentes cristianas que se refieren a una temprana presencia de cristianos en Roma y al hecho de que en un porcentaje muy elevado eran judíos en aquellos primeros años.Por añadidura, el pasaje parece concordar con lo relatado en Hechos 18, 2 y podría referirse a una expulsión que, según Orosio (VII, 6, 15) tuvo lugar en el noveno año del reinado de Claudio (49 d. de C.). En cualquier caso no pudo ser posterior al año 52.

Una cuarta referencia en la Historia clásica la hallamos en Plinio el Joven (61-114 d. de C.). Gobernador de Bitinia bajo Trajano, Plinio menciona en el décimo libro de sus cartas a los cristianos (X, 96, 97). Por sus referencias sabemos que consideraban Dios a Cristo y que se dirigían a él con himnos y oraciones. Gente pacífica, pese a los maltratos recibidos en ocasiones por parte de las autoridades romanas, no dejaron de contar con abandonos en sus filas.

  1. El Nuevo Testamento y sus manuscritos.

Dramáticamente, cuando los manuscritos de la Biblia se comparan con otros escritos antiguos, no tiene competencia como el trabajo literario mejor preservado de toda la antigüedad. Extraordinariamente, existen miles de manuscritos del Antiguo Testamento y fragmentos copiados a través de regiones del Medio Oriente, del Mediterráneo y Europa que concuerdan fenomenalmente unos con otros. 1 Adicionalmente, estos textos substancialmente concuerdan con la versión Septuaginta del Antiguo Testamento, la cual fue traducida del hebreo al griego en algún momento durante el tercer siglo a.C. 2 Los Rollos del Mar Muerto, descubiertos en Israel en los años 1940 y 1950, también aportan evidencia asombrosa de la confiabilidad de la antigua transmisión de las Escrituras Judías (Antiguo Testamento) en el primer, segundo, y tercer siglo a.C. 3

La evidencia del manuscrito a favor del "Nuevo Testamento" es también dramática, con casi 25.000 manuscritos antiguos descubiertos y archivados hasta ahora, de los cuales al menos 5.600 son copias y fragmentos en el griego original. 4 Algunos textos manuscritos datan del principio del segundo y tercer siglo, siendo el lapso entre los autógrafos originales y nuestros existentes fragmentos más antiguos extraordinariamente tan corto como de 40 a 60 años. 5

Interesantemente, esta evidencia manuscrita sobrepasa grandemente la confiabilidad de manuscritos de otros escritos antiguos que consideramos auténticos diariamente. Observemos estas comparaciones: La Guerra de las Galias de Julio César (sobreviven 10 manuscritos, con el más antiguo fechado 1.000 años después del manuscrito original); Historia Natural de Plinio el Joven (7 manuscritos; pasaron 750 años); Historia de Tucidides (8 manuscritos; pasaron 1.300 años); Historia de Heródoto (8 manuscritos; pasaron 1.350 años); Anales de Platón (7 manuscritos, pasaron 1.300 años); y de Tácito (20 manuscritos; 1.000 años). 6

El reconocido experto de la Biblia, F.F. Bruce, declara:

No existe un conjunto de literatura antigua en el mundo que disfrute de tal riqueza de buena testificación textual como el Nuevo Testamento. 7

La Ilíada, de Homero, el más renombrado libro de la antigua Grecia, el es segundo trabajo literario mejor preservado de toda la antigüedad, con 643 copias de soporte de manuscritos descubiertas hasta la fecha. En esas copias, existen 764 líneas de texto en disputa, en comparación con las 40 líneas en todo el manuscrito del Nuevo Testamento. 8 De hecho, mucha gente ignora que no existen manuscritos sobrevivientes de ninguna de las 37 obras de William Shakespeare (escritas en los años 1.600), y expertos han sido forzados a llenar algunas brechas en sus trabajos. 9 Esto palidece en comparación con más de 5.600 copias y fragmentos del Nuevo Testamento en el griego original que, juntas, nos aseguran que nada se ha perdido. De hecho, todo el Nuevo Testamento, excepto once versos menores, puede ser reconstruido fuera de la Biblia a partir de los escritos de líderes de la iglesia primitiva en los siglos II y III d.C. 10

En términos reales, el Nuevo Testamento es fácilmente el escrito antiguo mejor testificado en términos del vasto número de documentos, el tiempo transcurrido entre los eventos y el documento, y la variedad de documentos disponibles para sustentar o contradecirlo. No existe nada en evidencia de manuscritos antiguos que iguale tal disponibilidad textual e integridad. 11

La disciplina académica de "crítica textual" nos asegura que las traducciones de la Biblia que disponemos en la actualidad son esencialmente las mismas que los manuscritos antiguos de la Biblia, con excepción de unas pocas discrepancias intrascendentes que han sido introducidas a lo largo del tiempo a través de errores de copiado. Debemos recordar que la Biblia fue copiada a mano por cientos de años antes de la invención de la primera imprenta. No obstante, el texto está extremadamente bien preservado. De nuevo, reflexioné sobre esto -- de las aproximadamente 20.000 líneas que conforman el Nuevo Testamento entero, sólo 40 líneas son cuestionadas. Estas 40 líneas representan un cuarto del uno por ciento del texto entero, y no afectan de ninguna manera la enseñanza y doctrina del Nuevo Testamento. De nuevo comparé esto con la Ilíada de Homero. De las 15.600 líneas aproximadamente que conforman el clásico de Homero, 764 líneas están en discusión. Estas 764 líneas representan más del 5% del texto entero, y aún así nadie parece cuestionar la integridad general de esa obra antigua.

Para mi gran sorpresa, descubrí que la Biblia está mejor preservada -- por mucho -- que otras obras antiguas que he leído y aceptado a lo largo de los años, tales como Homero, Platón, y Aristóteles. En lo tocante a mi teoría de "interpretación de una interpolación de una tradición oral," encontré que la Biblia no fue cambiada o interpretada a partir de textos antiguos. Simplemente, a medida que la Biblia fue llevada de país a país, fue traducida a lenguajes que no necesariamente se parecían a los lenguaje originales del griego, hebreo y arameo. Sin embargo, aparte de algunas diferencias gramaticales y culturales, los "manuscritos de la Biblia" son absolutamente fieles a su forma y contenido originales, y extraordinariamente bien preservados en sus variadas traducciones.

III. Conclusion.

Como conclusion a este ensayo puedo decir que no alcanzarian ni todos los libros de la biblioteca britanica , para recabar los datos o informacion, analisis de la existencia de Jesus, por e so quiero extractar estos comentarios validos de hombres que estuvieron investigando años sobre esto y tienen estas concluisiones :

Wilbur M. Smith escribe. “Sabemos mas respecto de la sepultura del señor Jesus que lo que sabemos de cualquier otro personaje en toda la historia antigua. Conocemos infinitamente mas respecto de su funeral que lo que sabemos del funeral de cualquier caracter del Antiguo Testamento, de cualquier rey de Babilonia, Faraon de Egipto, de cualquier Filosofo de Grecia, o del triunfante Cesar, Sabemos quien quito su cuerpo de la Cruz;sabemos algo de la envoltura del cuerpo en especias, y de las vestiduras funebres; sabemos en cual tumba fue colocado su cuerpo, el nombre del dueño de ella, Jose, de una ciudad conocida como Arimatea, sabemos aun donde estaba ubicada esta tumba, en un jardin cercano al lugar donde fue crucificado, en las afueras de la muralla de la ciudad. Tenemos 4 registros de la sepultura de nuestro señor, todos ellos en una sorprendente concordancia...” Josh McDowell, Evidencia Que exige un veredicto;Pag.206.

El Dr. A.C. Ivy, Dpto. De Ciencias Quimicas de la Universidad de Illinois, autor de muchos articulos cientificos , sus palabras son saludables:

“Creo en la resurreccion corporal de Jesucristo. Como ustedes dicen, esto es un ‘asunto personal’ , pero no me averguenzo de que el mundo sepa que creo, y que puedo deender intelctualmente mi creencia..No puedo probar esta creencia del modo en que puedo probar ciertos hechos cientificos en mi biblioteca que hace cien años atras eran casi tan misteriorosos como la resurreccion de Jesucristo. Sobre la base de la evidencia historica del conocimiento biologico existente, el cientifico leal a la filosofia de la ciencia puede dudar de la resurreccion corporal de Jesucristo, pero no puede negarla.....” Evidencia que Exige un Veredicto; Pag. 194.

El Dr. Otto Betz, autor de ¿Quien no conoce acerca de Jesus?, dice:

Ningun erudito se ha atrevido a postular la no historicidad de Jesus

Finalmente, decimos conociendo el caracter de Cristo en la Biblia, el sacrificio hecho por la humanidad y aun el permanecer en el espiritu con los que creen en el, hace que millones de seres humanos le sigan y nosotros somos uno de esos tantos.

Por que Cristo vive!!VIVE EN SU PUEBLO!!En cada uno atraves del espiritu santo.!!

Gloria al DIOS padre!!Gloria al hijo JESUCRISTO!!Gloria al ESPIRITU SANTO.!!

IV. Bibliografia.

1 Josh McDowell, The New Evidence that Demands a Verdict, Thomas Nelson Publishers, 1999, 71-73.
2 Josh McDowell, Evidence that Demands a Verdict, vol.1, Thomas Nelson Publishers, 1979, 58-59.

viernes, 10 de diciembre de 2010

¿Es USTED SALVO?

¿Es Usted Salvo?

Usted puede estar seguro

Cómo respondería si le preguntara en este momento: "¿Es usted salvo?"

¿Ha recibido recientemente a Jesucristo como su Señor y Salvador o conoce

a alguien que lo ha hecho?

Si es así, este paquete de materiales a precio de

costo es precisamente lo que debe adquirir para que usted o su amigo

puedan empezar a aprender acerca de la seguridad de la salvación, el poder

de la Palabra de Dios, y la presencia amorosa del Espíritu Santo.

Debería ser capaz de contestar: "¡Gracias a Dios! ¡Gloria y alabanza a Ti, Señor! ¡Sé que soy salvo!"

No obstante, muchos creyentes no saben que son salvos. Andan a su alrededor decaídos, desanimados, preguntándose y preocupándose. Me recuerdan los signos de interrogación con sus cabezas inclinadas, en vez de signos de exclamación erguidos, altos y firmemente de pie diciendo: "Yo sé a quién he creído."

En lugar de ser creyentes victoriosos son creyentes dudosos. En vez de tener una salvación "que se conoce", tienen una salvación "que se espera".

Alguien dijo: "Si usted pudiera tener la salvación y no saberlo, la podría perder y no echarla de menos." La verdad es que si tiene la salvación, lo sabe, y si la posee y lo sabe, nunca podrá perderla.

Conocí en una ocasión a un joven en un cuarto de hospital. Minutos antes yo había guiado a su moribunda suegra al Señor Jesucristo. Me volví hacia él y le pregunté:

¿No cree que es maravilloso que el Señor la haya salvado?

¡Oh, nadie puede saber si es verdaderamente salvo! respondió.

Este hombre no era un no creyente; es decir, él no repudiaba el cristianismo. Él simplemente tenía una posición doctrinal que no le permitía aceptar la seguridad de la salvación.

No obstante, el apóstol Juan escribió todo un capítulo para asegurarle al pueblo de Dios que ellos son sin duda el pueblo de Dios: "Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna [...]" (1 Juan 5:13).

La palabra sepáis significa seguridad absoluta. Según el versículo 13, es posible ser salvo y saberlo. Sin embargo, el simple hecho que Juan haya escrito este versículo demuestra que también es posible ser salvo y dudarlo.

¿Es buena la duda? No. La duda es a su espíritu lo que el dolor es a su cuerpo. El dolor es una advertencia, una señal de que algo no está bien. No significa que está muerto, sino que algo anda mal.

Si tiene dudas y es realmente un renacido hijo de Dios, está sufriendo de alguna dolencia espiritual. Todos los creyentes dudamos de vez en cuando. Una mujer le dijo en una ocasión a Dwight L. Moody que ella tenía 25 años de ser salva y nunca había tenido ni siquiera una duda. Él le respondió: "Entonces dudo que usted sea salva."

Ahora bien, aunque todos podemos ser incomodados por una duda ocasional, este es un problema que debe y puede ser superado. Juan dijo que él escribió el capítulo 5 a nosotros los hijos de Dios para que sepamos que hemos sido salvados. Los verbos saber o conocer aparecen en esta epístola con relación a la seguridad unas treinta y ocho veces.

Por consiguiente, la pregunta lógica sería: ¿Cómo puedo saberlo? Yo lo sé, no por ninguna confianza que tenga en mí mismo, sino por dos pruebas infalibles que compartiré a continuación.

la raíz de nuestra creencia

¿En qué creemos? ¿Somos los creyentes ingenuos que creemos en cuentos de hadas o realmente existe un fundamento para nuestra creencia? ¿Por qué creemos lo que creemos?

La fe es la raíz de nuestra creencia, pero la fe no es vivir o caminar cuidadosa y temerosamente. La fe es certeza y convicción (Hebreos 11:1). Ésta posee cimientos y pilares de concreto espiritual. Es real, y Dios nos ha dado unos testimonios auténticos y fidedignos para que sepamos que somos salvos y vamos al cielo.

La Obra Eterna Del Salvador

Primera Juan 5:6 enseña: "Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre." Cuando el Señor Jesucristo fue crucificado, un soldado le abrió el costado con una lanza, "y al instante salió sangre y agua" (Juan 19:34). Esta es la obra eterna del Salvador, que somos salvos por sangre y santificados por agua.

El tabernáculo en el Antiguo Testamento es una representación de Jesucristo. Cuando usted entraba, primero llegaba al altar de bronce sobre el cual se llevaba a cabo el sacrificio de sangre. Más adelante se hallaba una fuente de bronce o gran lavabo en donde los sacerdotes se podían lavar. Primero la sangre y después el agua. La sangre de Jesucristo paga el precio de nuestros pecados, y el agua santificadora nos mantiene limpios.

En el himno "Roca de la eternidad" entonamos: "Roca de la eternidad, fuiste abierta Tú por mí; / Sé mi escondedero fiel, paz encuentro sólo en Ti: / Rico, limpio manantial, en el cual lavado fui."

Sé que soy salvo porque Jesucristo, el Hijo de Dios, murió para comprar mi salvación. Esto es un hecho histórico y es la obra salvadora de Cristo.

El Testimonio Interno Del Espíritu

"Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad. Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan" (1 Juan 5:6-8).

¿Cómo sé que hubo un hombre llamado Jesucristo? ¿Cómo sé que Él es el Hijo de Dios que nunca cometió pecado? ¿Cómo sé que Dios lo envió? ¿Cómo sé que Él efectivamente murió en la cruz y llevó mis pecados?

Gracias a Dios no tengo que depender de la opinión de nadie para saberlo. El Espíritu Santo de Dios está aquí para hacerlo real en mi corazón. Verá, Dios nos dio la obra de Jesucristo, pero para hacer la obra de Cristo -el agua y la sangre- real en nosotros, Él nos dio el Espíritu.

"Si recibimos el testimonio de los hombres — dice Juan en el versículo 9 — mayor es el testimonio de Dios; porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo." La palabra "si" puede también ser traducida como puesto que: Puesto que creemos en el testimonio de los hombres.

Una noche estaba en Augusta, Georgia, predicando en una conferencia de misiones. A la mañana siguiente, fui al aeropuerto y volé de regreso a Memphis. Para hacer esto, tuve que ejercitar mi fe en un piloto de aviación que no conocía: nunca vi sus credenciales, ni nunca antes lo vi pilotear. Ahora bien, la Aerolínea Delta puso su sello de aprobación en este hombre, así que yo sólo abordé el avión y no lo pensé mucho. Aceptamos el testimonio de los hombres.

Antes de irme al aeropuerto, desayuné en un restaurante. ¿Cómo sabía que la comida no estaba envenenada? Tuve fe en la dama que me la sirvió. Recibimos el testimonio de los hombres.

Cuando su doctor le escribe una receta médica, la mira, y a pesar de que no puede leerla, pronunciarla, ni entenderla, se la da al farmacéutico quien pone píldoras en un frasco. Luego, sin pensarlo dos veces, se las lleva a casa y se las toma. ¿Por qué? Porque aceptamos el testimonio de los hombres.

De la misma manera, a través de la fe, recibimos el testimonio de Dios por medio del Espíritu que Cristo murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos para nuestra santificación. Por lo tanto, no hay excusa para la incredulidad. La Biblia promete que el Espíritu Santo ayudará a creer a todo aquel que desee creer. Primero el Espíritu nos testifica a nosotros, luego Él testifica en nosotros.

"El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo" (1 Juan 5:10). Antes de ser salvo, Él me testificó, me afirmó que lo que Cristo hizo es verdad. Ahora, Él testifica en mí, tengo el testimonio en mí mismo.

Supongamos que saboreo un pedazo de pastel de manzana, y usted se me acerca y me alega: "No existe tal cosa como un pastel de manzana. No creo en los pasteles de manzana, y si los hay, no son buenos."

A pesar de sus argumentos, tengo el testimonio en mí, lo poseo adentro. Un creyente con un testimonio nunca está a merced de un incrédulo con su opinión, puesto que él tiene el testimonio en sí mismo.

La Palabra Eterna De La Escritura

"El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios" (1 Juan 5:10-13).

He aquí el origen de nuestra creencia. He aquí la razón de nuestra seguridad. No somos simples crédulos. Jesús murió. Él vino por sangre y agua. El Espíritu de Dios ratifica: "¡Sí, es verdad!" Todo esto está atestiguado por la Palabra de Dios.

Dudar de la Biblia es llamar a Dios mentiroso. Algunos dirán: "Bueno, estoy tratando de creer." Con todo, han llamado a Dios mentiroso, simple y claro. O es la Biblia su Palabra su perfecta e infalible Palabra , o no. La obra de Cristo, el testimonio del Espíritu y la Palabra de Dios dicen que sí lo es.

Permítame darles otro ejemplo. Supongamos que estoy en una corte y el juez me pregunta:

Sr. Rogers, ¿está usted casado?

Sí, su Señoría, lo estoy contesto.

Bien, ¿puede probar que está casado, Sr. Rogers?

Sí, por supuesto. Verá, estaba en la iglesia, y vi a Joyce cuando venía hacia el altar. Mi corazón empezó a palpitar fuertemente, y estaba tan feliz. Su Señoría, estar casado es el sentimiento más hermoso del mundo.

Cuando termine de hablar, el juez dirá:

Lo siento. Aunque me alegra que se sienta así, sus sentimientos no sirven como evidencia en esta corte. ¿Tiene alguna prueba?

Entonces voy al registro civil o ayuntamiento; adquiero el certificado de matrimonio notariado, firmado y sellado; se lo presento al juez y él acepta mi matrimonio como un hecho comprobado.

Mi salvación no gravita en mis emociones. Tengo un registro oficial. Poseo la Palabra de Dios: "Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna" (1 Juan 5:13).

Una noche cuando andaba compartiendo el evangelio, le pregunté a un hombre si deseaba recibir a Cristo como su Señor y Salvador personal. Después de orar juntos, le dije: "Ahora le quiero dar un certificado de su nacimiento espiritual." Busqué Juan 5:24 y leí: "De cierto, de cierto os digo: El que oye a mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida."

Empezamos a leerlo de nuevo: "De cierto, de cierto os digo", y le pregunté:

Jesús es el que está hablando. ¿Lo cree usted?

Sí -contestó.

"[...] El que oye mi palabra [...]." ¿Ha escuchado su Palabra?

Sí.

"[...] y cree al que me envió [...]." ¿?Cree en el Dios que envió al Señor Jesús?

Sí -afirmó.

"[...] tiene la vida eterna [...]." ¿Tiene usted la vida eterna?

Bueno, espero que sí -respondió.

Leámoslo de nuevo -le pedí.

Y lo hicimos. Otra vez contestó sí a todas las preguntas excepto a la última. De nuevo respondió:

Bueno, así lo espero.

Leámoslo una vez más -insistí.

Esta vez cuando le pregunté si tenía la vida eterna, la luz de su entendimiento se prendió.

¡Claro que sí! ?¡Sí! -exclamó.

¿Quién lo dice? -proseguí a preguntarle.

¡Dios lo dice! ¡Dios lo dice!

Esta es la base de su creencia. Esta es la fuente de su seguridad. ¿No es mejor tener la Palabra de Dios que mis palabras o las de su vecino o sus propias opiniones, emociones, deseos o antojos?

El Fruto De Nuestro Comportamiento

Además de la raíz de nuestra creencia, lo otro que necesitamos es dar un vistazo a los frutos de nuestro comportamiento para saber si somos o no realmente salvos. ¿Qué ha hecho Jesús en mí? ¿Es todo esto únicamente un ejercicio intelectual, o ha habido realmente un cambio?

El apóstol Juan es muy práctico aquí. Él nos muestra cómo nuestra salvación debe manifestarse en nuestro comportamiento, y nos da tres pruebas.

La Prueba De Los Mandamientos

"Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en Él. El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo" (1 Juan 2:3-6).

Me pregunto si Juan estuvo en un culto de testimonios en donde alguien presumía de ser salvo afirmando que lo era, pero su actuar y su hablar se contradecían. Si usted dice que es salvo, esto sin lugar a dudas saldrá a relucir en su vida. Usted no va ha guardar los mandamientos de Dios con el fin de ser salvo, sino que los guarda porque es salvo.

Esto presenta un serio problema, ya que ni uno de nosotros jamás ha obedecido siempre todos los mandamientos de Dios. Yo no lo he hecho desde mi salvación, usted tampoco lo ha hecho desde su salvación. No obstante, la Biblia dice que en esto sabemos que estamos en Él, si guardamos sus mandamientos.

Ambos, el problema y la solución, se hallan en la palabra guardar. Es en realidad un término marítimo. En los días de los apóstoles, los marineros navegaban guiándose por las estrellas. Y del marinero que establecía su curso por medio de las estrellas, se decía que estaba "guardando las estrellas". Su intención era guiarse por las estrellas.

Por lo tanto, guardar los mandamientos de Dios significa usar la Palabra de Dios como una guía para nuestras vidas. Es el deseo de todo hijo de Dios vivir de acuerdo a su Palabra. Aunque las tormentas nos puedan desviar fuera de curso, distraer o confundir, la meta de nuestra vida es guardar los mandamientos de Dios.

Desde que entregué mi corazón a Jesús, ha existido un cambio profundo, divino y radical en mí, y poseo un anhelo fervoroso de vivir para Dios. Y si usted es salvo, este cambio y anhelo deben encontrarse también en usted.

Esto no significa que ya no peco más. La diferencia yace en que antes de ser salvo estaba corriendo al pecado; ahora huyo de él. Y si caigo en pecado, me levanto inmediatamente y continúo huyendo de éste.

La prueba de los mandamientos asegura: si usted puede pecar, deseoso y consciente, contra la voluntad de Dios, sin convicción, sin compunción y sin remordimiento, usted necesita salvarse. Mucha gente dice: "En algún lugar hicieron una invitación y respondí pasando al frente, y me salvé. Sé que ahora soy sólo un descarriado, pero aún soy salvo y voy al cielo."

No, no lo es. Si está viviendo de esa forma -arrogante, errónea y liberal- y no le rompe su corazón, usted por consiguiente, no conoce al Dios de la Biblia.

La Prueba Del Compañerismo

"Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte" (1 Juan 3:14). Cuando soy salvo, anhelo estar bien con mi Padre y con mi hermano.

Sin embargo, existen algunos que dirán: Por el contrario, la Biblia afirma que si amamos a Jesús, amaremos lo que Jesús ama, y Jesús ama su iglesia.

La palabra santo (singular) aparece en la Biblia solamente cinco veces. El plural aparece casi cien veces. Ahora bien, ir a la iglesia no le hará un creyente tanto como ir a un garaje no le transformará en un automóvil. Mas cuando se dé cuenta que ha sido comprado con la sangre de Jesús, cuando el Espíritu de Dios entre a morar en usted, recibirá una nueva naturaleza, guardará sus mandamientos y amará a los hermanos.

La Prueba de la Confianza

La más grande y fuerte de todas las pruebas es la de la confianza. Todas las otras se derivan de ésta. "El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo [...] . Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios" (1 Juan 5:10, 13).

En la Biblia, las palabras creer y confiar son la misma palabra. Concerniente a Jesús dice: "Muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía. Pero Jesús mismo no se fiaba—confiaba—de ellos, porque conocía a todos" (Juan 2: 23-24). Ellos dijeron que creían en Él, mas Él no les creyó. Jesús sabía que ellos eran sólo buscadores de milagros; no eran verdaderos creyentes.

La fe bíblica no es solamente un ejercicio intelectual. Usted no cree acerca de Jesús, usted cree en Jesús. Usted se entrega y se confía a Jesús.

Yo no creí acerca del avión en el cual volé de Augusta a Memphis; yo creí en él, me confié a ese avión. No sólo dije: "Estos aparatos pueden volar. Voy para Memphis. Creo que puede volar. Creo que ese hombre es un buen piloto. Tengo confianza en la aerolínea." No, abordé confiando mi vida a ese piloto y a ese aeroplano.

Aquel que deposita su confianza en ese avión vuela a Memphis. Y aquel que deposita su confianza en el Hijo de Dios vive para siempre con Él. Yo confié mi vida a ese avión. El que confía, y entrega su vida al Hijo de Dios, es quien es salvo. ¿Lo ha hecho usted?

Note que no dice: El que ha creído; sino afirma: "El que cree." Siempre está en tiempo presente.

Le ha preguntado alguna vez a alguien: "¿?Es usted salvo?" Y le responden: "Sí, soy salvo. Recuerdo que pasé al frente en mi iglesia cuando tenía nueve años de edad, dando mi mano al pastor y mi corazón a Jesucristo. Puede ser que no esté viviendo para Dios ahora, lo admito. Con todo, sé que soy salvo porque recuerdo lo que hice cuando era un niño de nueve años. Recuerdo que creí en Jesucristo."

La Biblia nunca utiliza tal experiencia como prueba de la salvación. Nunca apunta a una fecha en que creyó en Jesucristo.

Escucho incluso a gente asegurar: "Si no puede contarme el lugar y el momento cuando recibió a Jesucristo, no es salvo." Esto no es bíblico. La Biblia nunca dice que es salvo por algo que recuerde del pasado. Dice: "El que cree."

No estoy indicando que no hubo un tiempo en que recibió a Cristo. Sí, obviamente hubo un día, pero éste no es la prueba. La prueba es: ¿Cree usted en Jesucristo ahora? ¿Está confiando en Él hoy? ¿Existe alguna evidencia en su vida hoy de que pertenece a la descendencia del Dios viviente? Esta es la prueba de su salvación.

Súplica Final

Amigo (a), si le preguntara en este momento: "¿Es usted salvo?", ¿es capaz de contestar: "¡Gracias a Dios! ¡Gloria y alabanza a Ti, Señor! ¡Sé que soy salvo! Yo sé a quién he creído"?

Si no puede responder de esa manera y desea ser un creyente victorioso que posee la seguridad de la salvación, la salvación que se conoce; si ansía un cambio profundo, divino y radical, por favor permítame decirle cómo puede ser salvo.

Admita Su Pecado

Primero, tiene que entender que usted es pecador. La Biblia dice: "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).

Abandone Sus Propios Esfuerzos

Segundo, debe entender que no se puede salvar por sus propios esfuerzos. La Biblia nos explica claramente que "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia" (Tito 3:5).

Otra vez: "Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9).

Admita El Sacrificio De Cristo

Tercero, debe creer que Jesucristo, el Hijo de Dios, murió por sus pecados. La Biblia dice: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8). Esto significa que murió en su lugar. La pena de su pecado fue pagada con la sangre de Jesucristo, que "nos limpia de todo pecado" (1 Juan 1:7).

AcéPtelo Como Su Salvador

Cuarto, debe poner su fe en Jesucristo y únicamente en Él para ser salvo. La sangre de Cristo no le sirve de nada hasta que la reciba por fe. La Biblia afirma: "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa" (Hechos 16:31).

¿Ha tomado este importantísimo paso de fe? Si no, urge que lo haga en este momento. ¿Por qué? ¡Porque Jesús es la única forma de llegar al cielo!

Hablando de Jesús, en Hechos 4:12 el apóstol Pedro testificó: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos."

Jesús mismo enseñó: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí" (Juan 14:6). No puede ser más claro.

¿Está dispuesto a elevar la siguiente oración a Dios?

"Amado Dios. Sé que soy pecador. Sé que Tú me amas y deseas salvarme. Jesús, yo creo que Tú eres el Hijo de Dios, quien murió en la cruz para pagar por mis pecados. Creo que resucitaste de entre los muertos. Ahora me alejo de mis pecados y por medio de la fe, te recibo como mi Señor y Salvador personal. Entra en mi corazón, perdona mis pecados y sálvame, Señor Jesús. En tu nombre te lo suplico. Amén."

Si eleva esta oración de todo corazón, ¡Dios le escuchará y le salvará! Jesús prometió que al que a Él viniere, no le echará fuera (Juan 6:37). Él le hará un hijo de Dios, si cree en Él. "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12).

¡Entréguese a Jesucristo hoy!

Qué gozo es recibir correspondencia de personas que han orado para recibir a Cristo como su Señor y Salvador.

Por ello, si oró, entregándole con todo su ser, su corazón al Señor Jesús Cristo, escríbanos y háganoslo saber para regocijarnos con usted y orar por su nueva vida en Jesús.

O si posee alguna inquietud acerca de su crecimiento espiritual o le gustaría aprender más acerca de cómo llegar a ser creyente, nos encantaría que nos contacte.

MINISTERIO

EL AMOR QUE VALE

P.O. Box 38400 Memphis, TN 38183-0400 EE.UU

http://www.elamorquevale.org/